Cómo debe cambiar el marketing

La posibilidad de colaborar y crear a través de las tecnologías de la información, nos proporciona la brillante oportunidad de poder marcar la diferencia, cualquier persona, en cualquier momento, en cualquier lugar… solo necesitamos proponérnoslo. Estamos expandiendo nuestros horizontes y abriendo nuevos campos de visión para personas, marcas y empresas, de manera que, cada día que pasa, descubrimos el futuro tan intrépido y atrevido que se abre ante nuestros ojos.

Cuando pienso en el marketing que conocemos hasta ahora, me doy cuenta de que se ha avanzado mucho y se han hecho muchas cosas bien. Por otro lado, hay algunas otras que no se han hecho tan bien. Se ha ganado en alcance, pero se ha perdido en esencia. Hemos ganado en estudios, pero hemos perdido en resultados. Se ha hecho fenomenalmente bien promocionando, interrumpiendo e interceptando, pero desastrosamente mal conectando, alineando y sintonizando con personas.

El marketing estuvo, está y estará; es un bien de la humanidad. Por lo tanto, deberíamos cuidarlo, mejorarlo y pulirlo continuamente, desde nosotros mismos hasta nuestras futuras generaciones.

Trabajemos para que el marketing sea:

  • Más trabajo que reduzca el espacio entre las personas y lo humano en la Web Social, y menos hipérbole e interrupción.
  • Más haciendo y menos hablando sobre lo que hacemos.
  • Más interesante de conocer y menos estudiado.
  • Más experimentos al aplicarlo y menos miedo al utilizarlo.
  • Más sorpresa en nuestra audiencia y menos expectativas.
  • Más útil en cuanto a resultados y menos desechable.
  • Más honesto y menos smokemaking.

Necesitamos storytelling, es decir marketing convertido en historias: cómo empezó nuestra empresa, cómo fueron llegando los empleados, la historia detrás del nombre o el slogan, o cuál es el secreto para aumentar el compromiso de nuestros empleados y clientes, genialmente elaborado y acabado con un diseño increíble.

No importa el medio. Necesitamos más expresiones ideológicas por parte de las marcas, con el fin de que puedan diferenciarse de su competencia y definir su lugar en el mundo. Necesitamos grandes historias con un lenguaje visual único. Necesitamos menos aplicaciones engañosas, que lo único que persiguen es que hagas clic para descargar un juego en Facebook que compartirás con tus amigos para ganar puntos y obtener un vale descuento.

  • Me gustaría que el marketing fuera increíble. Exacto, que también fuera apasionante, envolvente y catalizador del cambio.
  • Me gustaría que el marketing que encontremos tuviera menos casos de estudio y más acción. Me gustaría que no perdiéramos del foco la comunicación audiovisual, ya que es la principal causante de crear los lazos emocionales más fuertes con la audiencia.
  • Me gustaría que fuéramos más cuidadosos y respetuosos con la tecnología. Es un medio complejo que puede ser o bien muy útil –ayudándonos a aprovechar el potencial de las comunicaciones globales, por ejemplo–, o muy confuso y perjudicial –relegando a un segundo lugar lo verdaderamente importante, las personas–.
  • Me gustaría que reaccionáramos más rápido al cambio. En cuanto a innovación se refiere, lo que importa es quien lo hace primero, no quien lo pensó primero, más acción.
  • Me gustaría que las marcas fuera más atrevidas, inteligentes y humanas a la hora de escoger las maneras de conectar, conversar y escuchar a su público. Que fueran más emocionales, intuitivas y relacionales.
  • Me gustaría que las agencias y profesionales del marketing y publicidad se olvidaran de los galardones, las celebridades y de cómo es de cara la camisa o el reloj que llevan puestos. Sería altamente recomendable que cuidaran, se preocuparan y escucharan a sus clientes y a los clientes de sus clientes.
  • Me gustaría que hubieran compromisos más honestos entre community managers seniors, Social Media Jedi Knights y clientes que confían en ellos, pensando en una solución basada en resultados y no en rankings, base de followers o montañas de fans. Esta responsabilidad reside 100% en todos nosotros.
  • Me gustaría que explicáramos menos lo buenos que somos en Social Media o qué es lo que hacemos diferente a los demás, y arriesgáramos más, empujando los límites de los proyectos en los que trabajamos más allá de lo que habíamos establecido. Jugar seguro es un suicidio.

El marketing y la publicidad son una industria que requiere mucha energía, humanidad y disrupción. Los procesos son más complejos, el ritmo más frenético y las batallas más intensas. Es por ello que debemos depositar todo en incrementar el nivel de energía, disrupción y humanidad de nuestro marketing. El marketing es cambio.

“El marketing ha pasado de ser ‘sentido común’ a cambio producido por una colisión entre marca, comunidad y personas”.

Written by

9 books, 61 clients, 62 biz advised, 432 speakings, 4.690 articles, 38 projects, 519 lectures, 7 companies, 22 adventures, 43 experiments, ∞ fails.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store