El significado de vivir sin mapas

En estos últimos meses he escuchado a personas que reprochaban cosas parecidas a esta:

  • Dices que vives sin mapas, pero tienes una ruta, un destino y una ubicación.
  • ¿Cómo puedes decir que no existe un mapa cuando tu mapa de viajes, eventos y compromisos está programado hasta verano del próximo año?
  • No existe un mapa, pero te has negado a hacer algo que en teoría no es lo más común.
  • Creo que tienes más mapas de los que desearías.
  • Sigues un mapa Isra, no te equivoques.
  • Es imposible rechazar la inercia del mapa.
  • Sabes donde vas, tienes una planificación y estás en un camino que te lleva allí, sí hay mapa.
  • Tienes una lista de proyectos preparados para lanzar, con una fecha, un timing y una ejecución, ¿Eso es no existir un mapa?

Vaya, que infortunio.

Es enteramente posible que todos ellos tengan razón en sus reproches, es posible que exista un mapa, un manual o unas instrucciones que en este momento esté obedeciendo. Incluso contemplo la posibilidad de que mi deseo de vivir sin mapas sea tan grande porque es justamente lo que más necesito, escapar del mapa del cual permanezco esclavo.

Sin embargo, por otro lado, quizás, puede que el significado de vivir sin mapa o actuar como si no existiera uno, tenga diferentes interpretaciones y enfoques que apliquen a diferentes contextos, situaciones, sesgos, trivialidades o estilos de vida.

Probablemente vivir sin mapas signifique que sigues un protocolo de actuación con el que te sientes cómodo (levantarte por la mañana y acostarte por la noche a la hora que deseas) y , o quizás que lo que has hecho para llegar ahí, sea una consecuencia de ignorar el mapa.

Creo que vivir sin mapas es exactamente eso, trabajar fuera de la cámara de manipulación donde empresas, colegios, universidades, organismos políticos, económicos y sociales y personas, quieren que estemos, junto a ellos, todos en la misma cámara de gas. Si sales, no podré entenderlo porque no concibo vida fuera de esas cuatro paredes, entonces te sabotearé.

Para mi, vivir sin mapas tiene un significado extensamente vasto, pero empieza cuando un día con 24 años, decido explorar los rincones de una vida desconocida, en la que nunca traté de predecir el próximo movimiento, sino más bien jugar con el momento y tratar de transformarlo en algo favorable. Lo que parecía una acción aislada se ha convertido en un estilo de vida, que es mucho más profundo que estas líneas que estoy escribiendo en el tren Málaga — Valencia, viaje que forma parte de la gira de presentaciones de mi primer libro por varias ciudades del país. Contengo la respiración y me sumerjo de nuevo en la belleza de una vida que no tiene un desenlace para este guión.

Cuando viajo, fijo una misión o creo una ruta o inicio un proyecto, cabe la posibilidad que me deje llevar por las señales, recomendaciones o consejos, sólo si así lo siento, de no hacerlo sería un estúpido. Haciendo esto no me preocupa demasiado que haya un mapa, porque cuando la elección de optar por salir fuera del mapa e intractuar con lo que hay ahí fuera, es lo que cuenta.

Puedes tener un camino, mapa, o manual, objetivos, estrategia o planes personas, debes tenerlo, puedes incluso seguirlo, síguelo por favor. Son tus puntos cardinales, vivir sin mapas no es lo que ocurre ni al principio ni al final, es lo que tu decides modificar durante, algo que afecta a la ecuación completa.

Es el resultado de ir más allá de donde se suponía que debías ir, lo que hace que ahora vivas sin mapas.

Written by

9 books, 61 clients, 62 biz advised, 432 speakings, 4.690 articles, 38 projects, 519 lectures, 7 companies, 22 adventures, 43 experiments, ∞ fails.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store